Duelo

¿Alguna vez has sentido tanto dolor que piensas que el pecho te va a estallar de un momento a otro? Parece que la única forma en que te sientes mejor es cuando duermes, pero llega un momento en que has dormido tanto que ya no puedes hacerlo más. El estómago revuelto todo el tiempo, cuando intentas comer sientes asco y, aunque comes por obligación, luego necesitas vomitarlo. Parece que cuando estás en la calle todo está bien, estás distraída, te hacen reír…Cuando llegas a casa y te encuentras de nuevo sola en tu habitación, el peso de la maldita realidad comienza su ritual de aplastamiento. Ahora es cuando tu fe se pone a prueba, y esa pregunta que tantas veces has explicado a otros resuena con fuerza en tu cabeza “¿Por qué permite Dios el sufrimiento?”

Y aquí me ves, a la desesperada. Buscando el mínimo atisbo de aliento, desnuda en la oscuridad, buscando algo de luz que ilumine mi alma. Y te busco, y trato de conocerte más, para que me ilumines. Así encontré tus poemas, a la desesperada, en tu cajita de recuerdos que aún no estaba preparada para abrir. Pero la abrí, 1985 y una frase: “intuía tu presencia mucho antes que tu ser”. 10 años después…yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s