Ruido

Están aquellos que no saben ver cuando detrás de una sonrisa hay lágrimas, cuando detrás de la aparente hiperactividad se esconde una lucha muda por no sucumbir al abatimiento. Aquellos que no se paran tan solo un instante a pensar, que detrás de la excesiva irritabilidad hay dolor y vulnerabilidad.
Cuando el dolor es tan grande que parece que se te va a salir por la boca es entonces cuando coges el teclado en un acto de efímera desesperación y te pones a escribir para intentar liberar la presión que sientes en el pecho. Y me recuero a mí, metiendo todas nuestras pertenencias en cajas, nuestra vida…y con esa extraña sensación de que pronto todo iba a cambiar radicalmente. Y entonces pasó, todo cambió. Y comenzó aquel huracán de desconcierto y movimiento caótico en el que miles de personas te hablaban y hablaban, de ser fuerte, de que la vida sigue…
Y entonces, pasan los días, las semanas, los meses y se olvidan de que, aunque continúes caminando, el dolor sigue en lo más profundo de ti. Y entonces esa ceguera, producida por la ignorancia, hace que os importe más tener la razón que el pensar en cómo estaré yo por dentro o cómo vuestras palabras pueden abrir más heridas en mi nuevo lienzo de hipersensibilidad con el que tendré que convivir durante mucho tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s