Sin miedo a nada

Toda novela o dramaturgia se desarrolla a partir de un hecho, un acontecimiento inesperado que lo cambia todo y que supone un antes y un después en la historia. En la vida real es igual.
Nunca jamás había sentido un dolor tan sumamente desgarrador como este, ni creo que pueda llegar a sentirlo nunca más. Estuve días rezando intensamente, pidiendo a gritos que todo esto no fuera cierto, con la esperanza de que fuera una maldita pesadilla y que pronto despertaría, pero eso no ocurrió.
Ahora tu ausencia me acompaña día a día y sé que me acompañará a lo largo de toda mi carrera, mi carrera en la vida, carrera que tú ya has terminado y que, por cierto, has ganado.
Desde que te has ido mis ojos han sido abiertos, he visto el lado más falso, malo e hipócrita del humano, lo podrido que está este mundo y que en esta vida, al final, solo te tienes a ti mismo y a Dios. Puedo decir que lo peor que me podía pasar ya me ha pasado, así que me enfrento a la vida sin miedo a NADA, sin importarme un rábano las opiniones ajenas o el qué dirán, acogiendo con todo mi ser a esos ángeles que tratan de endulzarme la vida y teniendo muy presente en mi mente cada una de tus palabras, consejos, y los valores que día a día me has inculcado con tanta dedicación. Eso nadie jamás me lo va a quitar, eso es lo que me va a hacer convertirme en una excelente mujer, lo que me va a hacer seguir mi camino de frente y eso, mamá, es lo que me hará volver a verte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s