Karma

Estándar

Empiezo a pensar que la vida te puso en mi camino para hacerme aprender a lo brusco, sin piedad, para que nunca olvide esta gran lección.
No hay mejor forma de darte cuenta de tus defectos que tenerlos que sufrir tú mismo de mano de otra persona.

Te miro y me veo a mí reflejada en ti, es algo que me pasó desde el primer día. Me entendías mejor que nadie, cómo iba a ser menos si somos iguales. Soy tú con cinco años menos y en versión femenina.
Eres puro fuego y pasión, tan sumamente intenso que lo llenas todo. Visceral hasta la médula, tanto para lo bueno como para lo malo. Te enamoras a lo grande y sin control. Extremadamente intuitivo y en conexión con las energías. Con grandes proyectos nacidos en noches de incienso y magia, y la palabra éxito bordada en todos tus caminos.  Tienes la capacidad de sacar lo mejor de la gente y de convencer a quien sea de tus ideales. Potencias, y allá a donde vas das luz.
En tus manos me hago grande, porque sabes cómo llegar a mí, cómo hacerme razonar y que acate críticas tragándome “mi ego de niña guapa”. Sabes manejarme. Me has ayudado a hacerme mujer. Me has ayudado a ser mejor.

Me das tantísimas cosas buenas… sabes tratarme de esa forma en que lo haces, sabes elevarme al cielo y luchar por esto como si no hubiera mañana y eso es lo que me atrapa.Has sabido derribar cada uno de mis Nos. Pero… no se puede con alguien que te esta metiendo caña continuamente, que exige que se adapten a él todo el tiempo sin pensar en cómo adaptarte tú a la otra persona. Eso hace sufrir. No se puede vivir en tensión y con miedo de que cualquier comentario o acción inocente pueda provocar una escena digna de Troya. No se puede querer a alguien tan intenso sin acabar agotado.

Porque una relación debe aportarte felicidad, debes poder ser tú mismo y sentirte libre. Debes cuidar la integridad y esencia de la otra persona, sin forzar ni presionar ni controlar su progreso. Respeto, autocontrol y sensibilidad. Eso es una relación sana.

Y todo esto me hace acordarme de él. Y oigo en mi cabeza sus “no me insultes”, “eres una egoísta”, “no piensas en mi y en lo que yo necesito”, “estoy cansado”, recuerdo sus lágrimas que antes no comprendía… y  ahora entiendo cada una de esas frases como si fueran mías. Comienzo a ser consciente de lo mucho que me quiso aguantando esto por tanto tiempo, y lo mucho que me debía querer para resistir tanto. Y me vuelvo a enamorar.

Y por la misma razón por la que yo le perdí a él, tú hoy me pierdes a mí.11280217_1453490088284495_810743297_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s