Oye mi grito

Estándar
Oye mi grito

¿Qué quiero de mi, Dios mío? Siempre buscando algo, siempre incompleta, siempre con ganas de más, necesitando ese no sé qué que ni yo sé…eterna inconformista. Si es que me agoto a mi misma, señor. Que cuanto más bebo más sed tengo. ¿Sabes a lo que me refiero?

He aprendido a ser más paciente de lo que antes era, que siempre he sido una impaciente empedernida que todo lo que quiere lo quiere ya y sino pierde el interés en ello, para qué negarlo. Pero ahora he aprendido que lo que se cuece poco a poco siempre sabe mejor. Más un punto.

He aprendido a dar más importancia al crecer que a mi ego, a amar aun cuando no me corresponden, a hacer las paces con todo lo que me hiere y con mi pasado.

He aprendido a no responsabilizar a los demás de mi felicidad o desdicha, a siempre dar sin esperar nada a cambio, a aceptar y mimar el caos de los demás, a comer con palillos chinos, a centrarme en las soluciones y no en el problema, a dejar las quejas y priorizar la gratitud.

He aprendido a dormir sola sintiéndome a gusto, a soñar bonito, a ver gente disfrazada sin asustarme y a dejarme ayudar y enseñar sin sentirme inútil por ello.

He aprendido a pensar antes de hablar, a tener autocontrol, a no romper el silencio cuando éste es mejor que lo que voy a decir, a cuidar el corazón de los que quiero, a ser reservada pero sin ser fría. A ser yo misma.

Vuelvo a ser fuerte, pero sin perder la sensibilidad…que era mi mayor miedo. Mi carácter se ha templado, estoy tranquila, en paz…y más cuerda de lo que pensé que podría llegar a estar.
Mi carácter volcánico sigue intacto, sin embargo, pero ya sé canalizarlo de forma productiva y sacarlo cuando merece.

Más diez puntos.

Y en este punto de mi vida en que todo está en orden, coge y vuelve a atormentarme de nuevo el maldito monstruo de la impaciencia y el ansia de cambio que ya comenté que vivía dentro de mi. Qué duro ha sido darme cuenta de que estas cuatro paredes que me han visto crecer ya se me quedan pequeñas, que mi lugar está por ahí, fuera, quién sabe dónde, pero ya no aquí…por el momento.

Y mientras me encontraba planeando mi próximo movimiento, sumida en mil y un planes que no terminaban de encajar…me cegó la luz.

Es el momento.

El puzzle está completo.

Maktub. 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s