I’m crying everyone’s tears

Estándar
I’m crying everyone’s tears

Acabar sumida en un mar de dudas existenciales cada vez que veo el telediario, al enterarme de la milésima parte de lo que nos informan, sobre lo que realmente está ocurriendo en el mundo actualmente.

Que mi cabeza empiece su ritual de aplastamiento, tratando de entender el cómo y el por qué. Realmente me llego a sentir abrumada, consternada, desesperada, cada vez que le permito a mi mente salirse de sus quehaceres y ponerse a pensar en qué clase de mundo vivimos.

Suelo sentir que me ahogo, y necesito abrir las ventanas de par en par, quitarme el exceso de ropa y encender varias baritas de incienso haciendo que la habitación entera se llene de ese espeso humo…para relajarme, para sentirme mejor, para crear la ilusión de que estoy en mi burbuja, mientras Nneka canta con fuerza desde mis altavoces.

El mundo entero yace con las manos al aire, rogando, gritando, clamando por un cambio. Parece ser que gracias a este gran sistema de transito de libre información, a esta gran era de la comunicación, un gran porcentaje de nosotros ya ha despertado su consciencia, está abriendo los ojos e investigando respuestas. ¿Más unidos que nunca? ¿más conscientes que nunca? ¿menos manipulados de lo que siempre estuvimos?

Y sin embargo,

Vivo en un mundo lleno de culos haciendo twerk, en un mundo criminal en que el juego de poderes domina cada movimiento.
Vivo en un mundo dedicado al llamado “postureo”, a la fachada. Donde se considera el más fuerte a aquel que más ego tiene. Donde la gente no disfruta con la misma intensidad sus experiencias, si luego no puede publicarlo en sus redes.
Vivo en un mundo degradado en que los valores ya solo son números, en que el amor verdadero está en peligro de extinción.

Y me da asco.

Pero es increíble lo lleno de amor y energía vibrante que cada uno de nosotros, humanos, tenemos y desprendemos cada vez que algún suceso mundial de relevancia nos sacude. Es increíble que, en medio de tanta mierda, todavía crezcan flores.

Personas con magia, que buscan algo diferente.

La esperanza resucita.

Yo, por mi parte, de momento me dedico a respirar y sentir. Sentir y fluir por este océano al que llamamos vida. Y entre tsúnami y tsunámi…sé que tocaré el nirvana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s