Tortugas

Estándar
Tortugas

La resurrección no se da sólo en los muertos. Resucitas cuando vuelves a conectar contigo mismo y descubres qué es lo que quieres.
No es fácil, sin embargo, pues para ello debes liberarte de tus miedos y prejuicios, de tu círculo de confort y de las excusas que tu mente te expondrá como argumentos.

El miedo paraliza.

Me volví como esas flores sensitivas, que se abren cuando se sienten seguras e intuyen calma, pero que se cierran de golpe cuando alguien intenta tocarla.

Maté mi miedo.

Aprendí que la vida no me debe nada. Pero yo sí me debo algo a mí misma.

Hay quienes viven enfadados con el mundo porque su mente ha creado el miedo de que el universo les debe algo, que les debe abrir la mano sin justificación. Quejas y exigencias.
Cuando comprendes que tú estás aquí con una misión y que solo tú podrás cumplirla, te pones manos a la obra.

En estos últimos meses he llamado “casa” a tantos lugares diferentes…me di cuenta de que mi casa vive en mi, mi casa es mi mochila y mis pies, y hacia adónde y con quién éstos me llevan.

Somos tortugas que nos creemos protegidas cuando poseemos un lecho donde habitar sin saber que en nuestra propia espalda es donde está nuestro hogar. Y eso nos hace libres. Somos libres y no lo sabemos. No somos libres a causa del miedo.

Yo, quise ser libre y escogí serlo.

Intento saber y no sé nada. Pero sé que sabré más que el que no se lanzó y lo intentó.

Caída libre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s