Tras las luces

Estándar

Tu mente se mueve rápido, tan rápido que te anula y decides ceder y dejar que todos esos pensamientos consuman tu mente y te eleven hasta ese estado de inconsciencia consciente en que te conviertes en esclavo de ti mismo, de tu yo real y oscuro que ni tú conoces aún.

Y de pronto quieres correr y escapar y desligarte de todo lo que un día formó parte de ti.

Correr.

Volver al origen.

Quizás esté loca si eso significa no querer lo usual y aborrecer la rutina. Quizás sí necesite lo intenso constantemente para sentirme viva.

Entonces mi voz se rasga y sale.

Te asusta ver cómo serías capaz de irte y no llevarte nada contigo. Ni maletas, ni ropa, ni joyas, ni recuerdos…me iría con lo puesto, mi cartera y un lipstick.

Según papá, hiperactiva inconformista. Según tía Ana, alma de artista. Según yo, lo que mis poros piden.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s