Comienzos

Tu madre está sorprendida, según he podido notar hablando con ella hace un rato, porque es la primera vez que al volver a España no le hablo con la voz rota -de tanto llorar por separarme de ti-.
También yo estoy sorprendida.

Me has dejado sin lágrimas y tu indiferencia ha curado mi herida.
Cómo puedes hacer todo tan absolutamente idílico y a la vez un infierno.

Es increíble, sin embargo, ver cómo te rompe hacerme daño, ¿entonces por qué lo haces? ¿de verdad debemos creer que sois tan estúpidos que ni os dais cuenta de cuando no estáis haciendo las cosas bien? Y te quiero tanto que, encima de todo, me duele verte mal. Dicen que nunca se ha visto a una cebolla hacer llorar a alguien sin que la estuviese haciendo pedazos.
Por favor, abre los ojos.

Para mí este es un nuevo comienzo en el que tú no estas. Necesito aprender y que me enseñen, y sentir que vuelo con el viento a mi favor.
Sabes que lo di todo, nunca podrás decir lo contrario.
Ahora si me quieres, a ver si me atrapas…
porque ya me he lanzado a volar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s