Archivo de la categoría: Sociedad

Crecimiento personal
Eventos
Sucesos mundiales
Opiniones

Film Africa 2015 ¦ Royal African Society

Estándar
Film Africa 2015 ¦ Royal African Society

My experience at the Opening Gala

The Picturehouse Central, situada en pleno centro de Londres y a pocos metros de Picadilly Circus, ha servido como perfecto escenario para la Opening Gala del festival anual de cine “Film Africa”.

1221346_Picturehouse Central 2

En compañía del público más selecto y multiétnico daba comienzo,el 30 de Octubre, uno de los eventos culturales más interesantes del año producido por la primera plataforma de cine africano en UK ‘Film África’.  http://www.filmafrica.org.uk/

Comenzábamos el suculento banquete con la presentación de la película “RUN”, del director y productor cinematográfico Philippe Lacôte.philippe-lacote

Tras el visionado de la película, Lacôte nos permitió adentrarnos un paso más allá en la temática, explicándonos de primera mano las motivaciones y significados ocultos tras el largometraje.

12063534_10206978969104902_2086078578420554133_n

El director nos contaba cómo su trabajo en los últimos años se ha focalizado notablemente en la violencia, en reflexionar y captar qué sentimientos y consecuencias provoca, las implicaciones políticas que posee; analizar si es posible escapar de la violencia cuando uno vive en un país impregnado de ella, como es el caso del protagonista, quien, como bien ilustra la trama, en un inicio trata de rechazarla pero más tarde, a causa de la situación de su entorno, se ve envuelto en ella sin más opción.

Recalcar la calidad y detallismo de los planos utilizados en la producción de la película. Personalmente, considero que fue un factor clave para hacerme sentir las emociones de los personajes.

Como dato curioso, contar que el personaje de Gladys, “la mangeuse” o “the professional eater” está inspirada en un personaje real procedente de Mali; un hombre que, efectivamente, era comedor profesional y bajo el nombre de Baba-yaga se dedicaba a entretener a la gente en sus espectáculos comiendo cantidades desorbitadas de comida.

Una vez finalizado el coloquio, la música y aperitivos africanos tomaron su papel como protagonistas. Entre brochetas de pollo a la brasa acompañadas con salsa de cacahuete y los mejores ritmos de azonto, los invitados iniciaron la honorable noche dando así la bienvenida a la “Film Africa 2015”.

12108827_10206978969744918_5916181148687726104_n

Oris Erhuero Couture -Actor in “The cursed ones”

12190054_10206978969264906_4079196371561213644_n

Isabel Moura Mendes – Festival Programmer

Y me hice una mujer fuerte

Estándar

Si eres una mujer fuerte, protégete de las alimañas que querrán almorzar tu corazón. Ellas usan todos los disfraces de los carnavales de la tierra: se visten como culpas, como oportunidades, como precios que hay que pagar…
Te hurgan el alma; meten el barreno de sus miradas o sus llantos hasta lo más profundo del magma de tu esencia, no para alumbrarse con tu fuego sino para apagar la pasión, la erudición de tus fantasías.
Si eres una mujer fuerte, tienes que saber que el aire que te nutre acarrea también parásitos, moscardones, menudos insectos que buscarán alojarse en tu sangre y nutrirse de cuanto es sólido y grande en ti.
No pierdas la compasión, pero témele a cuanto conduzca a negarte la palabra, a esconder quién eres, lo que te obligue a ablandarte y te prometa un reino terrestre a cambio de la sonrisa complaciente.

Si eres una mujer fuerte, prepárate para la batalla: aprende a estar sola, a dormir en la más absoluta oscuridad, sin miedo a que nadie te tire sogas cuando ruja la tormenta, a nadar contra corriente.
Entrénate en los oficios de la reflexión y el intelecto. Lee, hazte el amor a ti misma; construye tu castillo, rodéalo de fosos profundos pero hazle anchas puertas y ventanas.
Es menester que cultives enormes amistades, que quienes te rodean y quieran sepan lo que eres, que te hagas un círculo de hogueras y enciendas en el centro de tu habitación una estufa siempre ardiente donde se mantenga el hervor de tus sueños.

Si eres una mujer fuerte, protégete con palabras y árboles e invoca la memoria de mujeres antiguas. Haz de saber que eres un campo magnético hacia el que viajarán aullando los clavos herrumbados y el óxido mortal de todos los naufragios. Ampara, pero ampárate primero. Guarda las distancias. Constrúyete. Cuídate. Atesora tu poder. Defiéndelo.

Hazlo por ti.
Te lo pido en nombre de todas nosotras.

Gioconda Belli – http://www.giocondabelli.org/about/

gioconda1

Tiempos críticos

Estándar

Qué más puedo decir, a parte que no entiendo nada.

BBC News, emisión de la tarde, bajo el titular “migration crisis”, un nudo se forma en mi garganta. Familias enteras dispuestas a morir a cambio de un cambio, siguiendo el ideal de un futuro mejor. Perder a tus hijos en el mar. Resignación. Llantos. La llegada. Orillas plagadas de muerte. ¿Desarrollo? Siento náuseas.

El hecho de ser un privilegiado o un desdichado según en el cacho de tierra en el que nazcas. El puño angloamericano sigue en su trono. Desequilibrio avalado durante siglos.

Vivimos tan ajenos a todo…tan metidos en nuestros propios problemas… que nos cuesta ver. Mirar miramos, pero no vemos, ya no sentimos…¿de que nos sirve vivir en la era de la comunicación, del flujo de la información, cuando nuestro mayor problema es la falta de sensibilidad?

La humanidad gime día tras día. Dios debe estar exasperado de recibir tanta oración en llanto. Fatiga. ¿Cuánto más dolor aguantará nuestra raza?

Elecciones próximas en Inglaterra, cuatro acomodados discuten banalidades sobre sus pupitres desplegando sus colas de pavo real en todo su esplendor, su mayor interés. ¿Aplausos? Pero dime,  ¿de qué narices nos sirve escucharlos?

El fin está cerca.

La agonía del EGO

Estándar

Son muchos los días en que escucho frases tales como: “piensa en ti y solo en ti”, “haz lo que sea mejor para ti”, “es el momento de que te centres solo en ti”, “mientras a ti no te afecte…”

En un principio, cuando escuchaba esas frases, me quedaba con cara de…búho. Tuve miedo el día en que me sorprendí a mí misma dando ese tipo de consejos también, pensando que era lo más práctico y coherente.

Hoy, reculo.

Vivimos en la generación del “tirar la toalla” respaldándonos en el “me merezco algo mejor”. Excusamos el egoísmo disfrazándolo de autoestima. El cuidarse unos a otros ha pasado de moda.

Nos perdemos tanto por culpa del ego…

Charlas basadas en el “Yo, Me, Mi, a mí”, preocupados solo por satisfacer nuestras propias necesidades y deseos sin importarnos nada más…

¿En qué nos estamos convirtiendo?

Si nos centráramos más en hacer crecer el alma y no el ego…

Vencer el mal con el bien, luchar por dejar huella y no cicatriz en los que se cruzan en nuestro camino, cuidar altruístamente de todo aquel que forma parte de nuestra vida, sonreír a desconocidos, ayudar a extraños, guardar las formas, y amar el caos de los demás…

Utópico, dirían muchos. Humano, diría yo.

El valor de una flor

Estándar
El valor de una flor

Un hombre preguntó a un sabio si debía quedarse con su esposa o con su amante. El sabio tomó dos flores en su mano: una rosa y un cactus, y le pregunto al hombre:

– Si te doy a escoger una flor, ¿cuál eliges?

Y el hombre sonrió y dijo:

– La rosa, ¡es lógico! Es más bella y llama más la atención.

El sabio respondió:

– A veces los hombres se dejan llevar por la belleza externa o lo mundano, pero en esos placeres no está el amor. Yo me quedaría con el cactus, porque la rosa se marchita y muere muy fácilmente. El cactus, en cambio, sin importar el tiempo o el clima seguirá igual, verde con sus espinas, resiste… y un día dará la flor más hermosa que jamás hayas visto.

Tu mujer conoce tus defectos, tus debilidades, tus errores, tus gritos, tus malos ratos… y aun así está contigo. Tu amante conoce tu dinero, tus lujos, los espacios de felicidad y tu sonrisa, por eso está contigo.

Ahora dime hombre: ¿con quién te quedarás?

xlistado-jardineria-cactus-809x242x80xX.jpg.pagespeed.ic.jq9FNa8a4T

Respetar, aceptar, sanar

Estándar

Él te deja y tú crees que tu mundo se derrumba. Pero eso no va a ocurrir.

…El camino hacia la recuperación…

El primer paso es alejarte de él, pues es tu foco de dolor. Borra su número y todo medio por el cual puedas contactar con él, evita cualquier objeto que te recuerde a él. El objetivo es alejarse de la fuente del dolor para recuperarse.

Permítete 3 días de estar encerrada en casa llorando, maldiciendo y viendo películas románticas hinchándote a chocolate.

Al cuarto día, DITE BASTA. Ve a la peluquería, hazte las uñas y cómprate un vestido nuevo. Comienza a mimarte y a recuperar lo que tú eres.

Reflexiona sobre el por qué ha terminado. Vas a descubrir muchas cosas en las que puedes mejorar como persona y eso te ayudará a sacarle partido a la experiencia. Quizás te des cuenta de que comenzaste a volverte excesivamente dependiente, que olvidaste tu centro y que pensabas más en él que en ti, lo que te hace perder valor. A partir de ahora, seguro que te es mucho más fácil mantener una relación sana, no dependiente y autónoma.

Sé consciente del estado emocional en que te encuentras y sé comprensiva contigo misma. Habrá momentos en que te sientas concienciada y parcialmente recuperada y momentos en que te dé el bajón y sientas que vuelves a estar en el principio del proceso. No te desesperes. Tómatelo como si fuera la recuperación de una enfermedad. Grita, llora y patalea todo lo que necesites y cuando lo necesites; aprovecha los momentos de subidón para motivarte. Los altibajos irán menguando. Si sufres es porque amaste de verdad, y eso no debe avergonzarte.

Lee mucho. Leer te mantendrá la mente ocupada, y más si escoges lecturas relacionadas con la superación o novelas cómicas. David Safier es un excelente autor para hacerte pasar un buen rato.

Escoge confiar en él y en sus motivos, aunque no lo entiendas y aunque quizás no lo merezca. Déjale ir con amor, te hará estar en paz.

Si tienes malos pensamientos o rencores contra él, escríbelo en un papel y deja ir esos sentimientos. Tu objetivo es recordarle con cariño, a pesar de que su comportamiento no armonice con ese deseo.

Llegó el momento de dar la noticia en casa. Asegúrate de que las explicaciones que das sobre el por qué terminó le dejan como a un caballero, sin importar que coincida o no con la realidad. En honor a los recuerdos, a la larga te alegrarás de haber dejado una buena imagen de él.

Y una vez pasado el proceso de llantos, reflexión, aprendizaje y normalización de la situación, ponte en marcha. Es momento de pensar en ti, en lo que es mejor para ti y en cómo aprovechar tu reciente libertad de forma sana y productiva. Si puedes permitirtelo, vete de viaje a algún lugar que sepas que te devolverá las ganas de vivir, de sentir y de ser feliz. Si puedes, vete sola, pues es momento de volver a retomar la relación contigo misma y de sentirte a gusto sin compañía alguna.

hqdefault

Cuando comiences a disfrutar de nuevo el tiempo a solas, te sentirás llena y orgullosa de ti misma. Es en ese momento cuando el universo comienza a conspirar a favor de tu valentía y tus deseos y comienza a mover los asuntos a tu favor. Todo comienza a ir bien. Tu corazón se va calmando. Disfrutas de la compañía de tu gente, de la que siempre estuvo y de la nueva que aparece. Vuelves a ser una grata compañía.

Apuestas por ti misma y mil y una oportunidades aparecen ante ti. Te das cuenta de que todo esto ha merecido la pena, que has aprendido, que has tenido la oportunidad de amar y que ahora eres una mujer nueva dispuesta a vivir todo tipo de experiencias y crecer. Estás segura de ti misma, y eso da resultados.

Haz las paces con tu pasado, cierra ciclos…así dará comienzo la nueva etapa que tanto estabas anhelando.

Y entonces, cuando ves que estás recuperando el equilibrio, cuando te sientes en armonía con la decisión que él tomó, cuando decides recordar cada momento de tu pasado con amor y embarcarte sin miedo en un nuevo viaje que te hará crecer aún más, te das cuenta de que es bonito sentir amor aunque no sea correspondido y que aunque muchas veces el amor duele, siempre vale la pena.

Escoges ser libre, ser independiente. Dices sí a la vida. Haces las paces con el amor. Vuelves a creer en el amor. Pero no lo quieres por un buen tiempo, quieres centrarte en ti.

Y cuando menos lo buscas, cuando menos lo quieres, cuando menos lo esperas… aparece. Pero inteligentemente, en esta ocasión te escoges a ti y a tus sueños, porque cuando el amor es de verdad…termina siendo. No era momento de arriesgar. Has aprendido.