Tortugas

Estándar
Tortugas

La resurrección no se da sólo en los muertos. Resucitas cuando vuelves a conectar contigo mismo y descubres qué es lo que quieres.
No es fácil, sin embargo, pues para ello debes liberarte de tus miedos y prejuicios, de tu círculo de confort y de las excusas que tu mente te expondrá como argumentos.

El miedo paraliza.

Me volví como esas flores sensitivas, que se abren cuando se sienten seguras e intuyen calma, pero que se cierran de golpe cuando alguien intenta tocarla.

Maté mi miedo.

Aprendí que la vida no me debe nada. Pero yo sí me debo algo a mí misma.

Hay quienes viven enfadados con el mundo porque su mente ha creado el miedo de que el universo les debe algo, que les debe abrir la mano sin justificación. Quejas y exigencias.
Cuando comprendes que tú estás aquí con una misión y que solo tú podrás cumplirla, te pones manos a la obra.

En estos últimos meses he llamado “casa” a tantos lugares diferentes…me di cuenta de que mi casa vive en mi, mi casa es mi mochila y mis pies, y hacia adónde y con quién éstos me llevan.

Somos tortugas que nos creemos protegidas cuando poseemos un lecho donde habitar sin saber que en nuestra propia espalda es donde está nuestro hogar. Y eso nos hace libres. Somos libres y no lo sabemos. No somos libres a causa del miedo.

Yo, quise ser libre y escogí serlo.

Intento saber y no sé nada. Pero sé que sabré más que el que no se lanzó y lo intentó.

Caída libre.

Susceptible

Estándar
Susceptible

Hay días como hoy en que echo la vista atrás y me dan escalofríos al ser consciente de cuánto he pasado hasta ahora.
Da miedo ver cómo todo puede cambiar tanto y tan rápido, el ser consciente de cómo la vida te va moviendo y llevando como una hoja entre las olas, sin que tú puedas hacer más que dejarte llevar y tratar de disfrutar del viaje.

Aceptar que también soy insegura, que no soy tan fuerte como pretendo ser y que tengo limitaciones ha sido uno de los procesos más duros que he tenido que pasar conmigo misma.

Ahora acepto y sé que soy humana, sangro como los demás y no pasa nada.

Aprender que las heridas no se curan tapándolas con un parche y dejándolas estar, porque de esa forma sólo cicatrizan externamente, y que la mejor forma de cerrarlas es desinfectándolas a menudo, aunque duela, porque de esa forma llegará un pronto en que ya sólo serán una marquita.

Y de repente, me encontraba caminando por las calles de la supuesta capital del mundo pero rodeada de personas con carencias. Déficit de amor y de atención flota sobre montañas de dólares. El tercer mundo resultó no estar en África.
¿Cuánto serías capaz de sacrificar por tu felicidad? ¿Vale más la gloria que una sonrisa de verdad?

Vivimos con los ojos cerrados.

Supe que no era el mundo en el que quería vivir.

Necesitaba saber, y esta vez el saber no me da miedo.

Supe que lo tenía todo. Salvo a ti, mamá, pero todo esta bien.

Parece ser que la tormenta ya terminó y ahora estoy en calma y en la luz. Salí del infierno para aparecer en el Nirvana…algo tuve que hacer bien para estar tan bendecida.

Vosotras, mis cinco, que sois mi vida. Mi familia y amigos de siempre, y los que aparecieron nuevos. Amarillos que siempre aparecen en el momento preciso.

Tesoros.

Y luego estás tú, que vienes y me abrazas por detrás y me haces sentirte. Y te miro, y a veces creo que estoy en un sueño porque no sé cómo pudiste aparecer de un momento a otro y ahora llenarlo todo. Mi paz es mirarte y soy adicta a la paz.

Susceptible, a todo lo que mi cuerpo siente y a lo que pasa a mi alrededor.

Vuelvo a ser como esa niña de bachiller que vivía en Valencia, que faltaba a clase por quedarse leyendo, tocando la guitarra o pintando en casa.

Vuelvo a ser esa niña mujer con alas que vive entre sus sueños y los hace realidad.

Susceptible, por que sé que pronto…pronto. Vida.

Semillas

Estándar
Semillas

Y después de tanto tiempo, con los dedos entumecidos vuelvo a acariciar mi teclado, tras este turbulento pero cálido paso de año.
Estuve sintiéndome contrariada, por no haber tenido ni un solo minuto libre para hacer un parón y meditar sobre qué he aprendido de este año, qué quiero obtener en el siguiente…Yo qué sé, hacer la típica lista de “propositos para el 2016”.

 

Bloqueos, colapsos mentales y dudas existenciales, para variar, al no poder permitirme un momento de paz y conversación intrínseca de mí a mí.
Qué complicadita soy, de verdad.
Necesito el caos pero a la vez la calma. Soy fuego, pero busco fluir como el agua. Que fuego y agua hagan el amor, que se fusionen y consigan ese aura energético en que todo fluye sin esfuerzo pero con fuerza…

Me sancioné  a mí misma, sin embargo, por sentirme inestable a causa de ello, por sentir que perdía el equilibrio entre tanta actividad; al darme cuenta de que realmente estoy en ese punto armónico que siempre había buscado.

Esto es lo que buscaba, estar en este punto. Shukran.
Hoy, mi presente es tan intenso que no tengo tiempo para pensar ni en pasado ni futuro. Aplico de forma automática las lecciones pasadas en mi día a día, y persigo mis objetivos con ahínco de la misma forma sin pensar demasiado en el futuro.
Vivir el presente, porque el presente te absorbe, esa es la situación.
Y siento gratitud.
Porque mi presente se está apoderando de mí de tal forma que no concibo más allá de él. Y, ¿qué mejor manera de aprovechar el tiempo que absorbiendo cada gota de él?

Todo, en el más amplio y completo sentido de la palabra, se torna simple.

Hacer la maleta y deshacerla para volverla a hacer. Conocer. Aprender. Explorar. Crecer. Sentir. Vivir. Mejorar. No hay tiempo para actividades improductivas. Y mucho, mucho trabajo.
Hablo del camino hacia el éxito, pero un éxito pleno que comienza dentro de uno mismo cuando ve que está convirtiéndose en la persona que siempre quiso ser.
El éxito más que sudor exige una mente determinada, centrada y persistente en conseguir su cúspide. Seguridad. Aprender a ignorar las distracciones infructuosas con las que este mundo intenta distraernos para ser parte de esa masa homogénea a la que llamamos sociedad.
Fortaleza mental, abrir los ojos. Puentear lo usual y la mentalidad popular. Experiencias. Escucharse a uno mismo. Dejarse llevar. Pensar a lo grande. Empezar a correr pronto, porque el tiempo corre y quienes comienzan a correr antes, antes llegan a la meta. Los demás se quedan en el camino, con la vista perdida en cosas banales y cuando quieren echar a correr es demasiado tarde, sus piernas no soportan el esfuerzo. Tú posees la plenitud, porque eres consciente de ella.

Me siento despierta. Todo lo que quiero está frente a mí y lo toco. Paz interior, paz exterior, objetivos claros y compañeros de viaje con tu misma percepción de la realidad.

2

Por eso, ahora conspiro cómplice con el 2016; porque sé que este año va a marcar un antes y un después. Porque sé que cada una de las experiencias que se avecinan van a darme el barniz final que me impulsará al siguiente nivel, a una etapa más completa aún si cabe.

Y que el fin se acerca, pero estoy trotando tras él.

Música, amor puro, amistad leal, vuelos a destinos recónditos, mucha cultura y progreso continuo.

Las semillas están listas para brotar.

Maktub.

Confesiones – parte II

Estándar
Confesiones – parte II

Es por todo aquello que no me atrevo a decir en voz alta, pero te chiva mi mirada.

Paso del pánico a la tranquilidad extrema en una sucesión de cortos y extraños intervalos de tiempo.

¿Sabes lo que es vivir la vida sin miedo? es lo más cerca que puede estarse de la libertad. Y tú y yo somos libres, cuando nos evadimos en nuestra burbuja en la que nada tiene importancia, más que tú y yo.

Los móviles sonando, nosotros metidos en nuestros teatros, en nuestra música, creando proyectos. Creándonos.
Mis movidas, las tuyas, grandes reflexiones y momentos de pura conexión inexplicable. Tu zone, mi chill.
La telepatía existe.

Que cuando estamos juntos desaparecemos, dicen. Y nuestra complicidad ciega.

Tu forma de mirarme me pone nerviosa.
Estoy tan acostumbrada a luchar contra el dolor, contra las decepciones…que llegas tú con toda esa dulzura y me desarmas, porque contra eso no sé luchar.

Me gusta la forma en que tu voz cambia de cuando hablas conmigo a cuando hablas con cualquier otra persona. Me gusta que me pidas que te bese usando “por favor”. Me gustan los tres tús que cohabitan dentro de ti. Adoro al que sólo permites que yo vea, es para mi…Pero muero por el tú oficial, ese chulo lleno de energía dominada que convierte en fuego y eficiencia todo lo que toca. Líder.
Y pensar en lo mal que me caías al conocerte…ahora me llenas de orgullo.
Pedirte que bajes a comprarme Kinder Bueno, y que subas con el Kinder y además Ferrero…chico, desde ese momento decidí ser tuya. No, mentira…decidí ser tuya cuando te di mi sí.
Es por la manera en que me respetas, por la forma en que me tratas y me cuidas.

No te hablo, estoy enfadada….Estamos enfadados, pero volvemos a casa de la mano. Tú me abres la puerta, yo te ayudo a quitarte la chaqueta…pero no quita que estemos disgustados. Creo que no había tenido peleas tan sanas como las que tengo contigo. Tu forma de ser me hace respetarte sin esfuerzo.

descarga

Mucho blablabla a nuestro alrededor, a veces nos estresamos por ello, pero la gran mayoría de las veces tan solo necesitamos mirarnos para saber que todo sigue igual, que en nuestra burbuja no entran moscas.

Y es por eso que me he dado cuenta de que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer, pero detrás de una gran mujer también siempre hay un gran hombre.
Somos la prueba. Somos un equipo. Nos hacemos grandes el uno al otro.

Sinceramente no creo que estemos preparados para todo lo que se nos viene encima. Pero estoy tranquila, porque sé qué debo hacer cuando sienta que me pierdo…

mirarte.

Doble M. 24

I’m crying everyone’s tears

Estándar
I’m crying everyone’s tears

Acabar sumida en un mar de dudas existenciales cada vez que veo el telediario, al enterarme de la milésima parte de lo que nos informan, sobre lo que realmente está ocurriendo en el mundo actualmente.

Que mi cabeza empiece su ritual de aplastamiento, tratando de entender el cómo y el por qué. Realmente me llego a sentir abrumada, consternada, desesperada, cada vez que le permito a mi mente salirse de sus quehaceres y ponerse a pensar en qué clase de mundo vivimos.

Suelo sentir que me ahogo, y necesito abrir las ventanas de par en par, quitarme el exceso de ropa y encender varias baritas de incienso haciendo que la habitación entera se llene de ese espeso humo…para relajarme, para sentirme mejor, para crear la ilusión de que estoy en mi burbuja, mientras Nneka canta con fuerza desde mis altavoces.

El mundo entero yace con las manos al aire, rogando, gritando, clamando por un cambio. Parece ser que gracias a este gran sistema de transito de libre información, a esta gran era de la comunicación, un gran porcentaje de nosotros ya ha despertado su consciencia, está abriendo los ojos e investigando respuestas. ¿Más unidos que nunca? ¿más conscientes que nunca? ¿menos manipulados de lo que siempre estuvimos?

Y sin embargo,

Vivo en un mundo lleno de culos haciendo twerk, en un mundo criminal en que el juego de poderes domina cada movimiento.
Vivo en un mundo dedicado al llamado “postureo”, a la fachada. Donde se considera el más fuerte a aquel que más ego tiene. Donde la gente no disfruta con la misma intensidad sus experiencias, si luego no puede publicarlo en sus redes.
Vivo en un mundo degradado en que los valores ya solo son números, en que el amor verdadero está en peligro de extinción.

Y me da asco.

Pero es increíble lo lleno de amor y energía vibrante que cada uno de nosotros, humanos, tenemos y desprendemos cada vez que algún suceso mundial de relevancia nos sacude. Es increíble que, en medio de tanta mierda, todavía crezcan flores.

Personas con magia, que buscan algo diferente.

La esperanza resucita.

Yo, por mi parte, de momento me dedico a respirar y sentir. Sentir y fluir por este océano al que llamamos vida. Y entre tsúnami y tsunámi…sé que tocaré el nirvana.

Film Africa 2015 ¦ Royal African Society

Estándar
Film Africa 2015 ¦ Royal African Society

My experience at the Opening Gala

The Picturehouse Central, situada en pleno centro de Londres y a pocos metros de Picadilly Circus, ha servido como perfecto escenario para la Opening Gala del festival anual de cine “Film Africa”.

1221346_Picturehouse Central 2

En compañía del público más selecto y multiétnico daba comienzo,el 30 de Octubre, uno de los eventos culturales más interesantes del año producido por la primera plataforma de cine africano en UK ‘Film África’.  http://www.filmafrica.org.uk/

Comenzábamos el suculento banquete con la presentación de la película “RUN”, del director y productor cinematográfico Philippe Lacôte.philippe-lacote

Tras el visionado de la película, Lacôte nos permitió adentrarnos un paso más allá en la temática, explicándonos de primera mano las motivaciones y significados ocultos tras el largometraje.

12063534_10206978969104902_2086078578420554133_n

El director nos contaba cómo su trabajo en los últimos años se ha focalizado notablemente en la violencia, en reflexionar y captar qué sentimientos y consecuencias provoca, las implicaciones políticas que posee; analizar si es posible escapar de la violencia cuando uno vive en un país impregnado de ella, como es el caso del protagonista, quien, como bien ilustra la trama, en un inicio trata de rechazarla pero más tarde, a causa de la situación de su entorno, se ve envuelto en ella sin más opción.

Recalcar la calidad y detallismo de los planos utilizados en la producción de la película. Personalmente, considero que fue un factor clave para hacerme sentir las emociones de los personajes.

Como dato curioso, contar que el personaje de Gladys, “la mangeuse” o “the professional eater” está inspirada en un personaje real procedente de Mali; un hombre que, efectivamente, era comedor profesional y bajo el nombre de Baba-yaga se dedicaba a entretener a la gente en sus espectáculos comiendo cantidades desorbitadas de comida.

Una vez finalizado el coloquio, la música y aperitivos africanos tomaron su papel como protagonistas. Entre brochetas de pollo a la brasa acompañadas con salsa de cacahuete y los mejores ritmos de azonto, los invitados iniciaron la honorable noche dando así la bienvenida a la “Film Africa 2015”.

12108827_10206978969744918_5916181148687726104_n

Oris Erhuero Couture -Actor in “The cursed ones”

12190054_10206978969264906_4079196371561213644_n

Isabel Moura Mendes – Festival Programmer

Oye mi grito

Estándar
Oye mi grito

¿Qué quiero de mi, Dios mío? Siempre buscando algo, siempre incompleta, siempre con ganas de más, necesitando ese no sé qué que ni yo sé…eterna inconformista. Si es que me agoto a mi misma, señor. Que cuanto más bebo más sed tengo. ¿Sabes a lo que me refiero?

He aprendido a ser más paciente de lo que antes era, que siempre he sido una impaciente empedernida que todo lo que quiere lo quiere ya y sino pierde el interés en ello, para qué negarlo. Pero ahora he aprendido que lo que se cuece poco a poco siempre sabe mejor. Más un punto.

He aprendido a dar más importancia al crecer que a mi ego, a amar aun cuando no me corresponden, a hacer las paces con todo lo que me hiere y con mi pasado.

He aprendido a no responsabilizar a los demás de mi felicidad o desdicha, a siempre dar sin esperar nada a cambio, a aceptar y mimar el caos de los demás, a comer con palillos chinos, a centrarme en las soluciones y no en el problema, a dejar las quejas y priorizar la gratitud.

He aprendido a dormir sola sintiéndome a gusto, a soñar bonito, a ver gente disfrazada sin asustarme y a dejarme ayudar y enseñar sin sentirme inútil por ello.

He aprendido a pensar antes de hablar, a tener autocontrol, a no romper el silencio cuando éste es mejor que lo que voy a decir, a cuidar el corazón de los que quiero, a ser reservada pero sin ser fría. A ser yo misma.

Vuelvo a ser fuerte, pero sin perder la sensibilidad…que era mi mayor miedo. Mi carácter se ha templado, estoy tranquila, en paz…y más cuerda de lo que pensé que podría llegar a estar.
Mi carácter volcánico sigue intacto, sin embargo, pero ya sé canalizarlo de forma productiva y sacarlo cuando merece.

Más diez puntos.

Y en este punto de mi vida en que todo está en orden, coge y vuelve a atormentarme de nuevo el maldito monstruo de la impaciencia y el ansia de cambio que ya comenté que vivía dentro de mi. Qué duro ha sido darme cuenta de que estas cuatro paredes que me han visto crecer ya se me quedan pequeñas, que mi lugar está por ahí, fuera, quién sabe dónde, pero ya no aquí…por el momento.

Y mientras me encontraba planeando mi próximo movimiento, sumida en mil y un planes que no terminaban de encajar…me cegó la luz.

Es el momento.

El puzzle está completo.

Maktub. 2016