Archivo de la etiqueta: Crecimiento

Ciclos

Estándar
Ciclos

Contínuas oleadas de transformación.
Mis sueños marcan el ritmo de mi vida, a veces el corazón juega malas pasadas.
Ya no quedan poetas ni musas.
Amaneceres sin sentido y horizontes difusos.
Tus ángeles son aquellos a los que tomas la mano cuando no te sientes bien, y aquellos que te dan su voz cuando solo hay silencio.
Tus ángeles, contra todo pronóstico, son inesperados. Y al final del túnel estás tú.

Aprendiendo a escucharme a mí misma y a observar mis emociones, fui consciente de que cuando no estoy contenta es porque la situación que se está dando no está en consonancia ni con mi destino ni conmigo.
Tu camino debe fluir y construirse a tu paso, sin sentir resistencia. La resistencia es la alarma de que no es por ahí. No te desvíes.

Intuición. Sigue tu intuición. Y si necesitas salir corriendo, hazlo.

Encontrándose en ese momento en que sabes que una etapa termina y comienzas un nuevo ciclo, solo anhelas respirar. No necesitas sentirte feliz ni triste.

Tan solo escucha, escúchate.

Y vuela.

Susceptible

Estándar
Susceptible

Hay días como hoy en que echo la vista atrás y me dan escalofríos al ser consciente de cuánto he pasado hasta ahora.
Da miedo ver cómo todo puede cambiar tanto y tan rápido, el ser consciente de cómo la vida te va moviendo y llevando como una hoja entre las olas, sin que tú puedas hacer más que dejarte llevar y tratar de disfrutar del viaje.

Aceptar que también soy insegura, que no soy tan fuerte como pretendo ser y que tengo limitaciones ha sido uno de los procesos más duros que he tenido que pasar conmigo misma.

Ahora acepto y sé que soy humana, sangro como los demás y no pasa nada.

Aprender que las heridas no se curan tapándolas con un parche y dejándolas estar, porque de esa forma sólo cicatrizan externamente, y que la mejor forma de cerrarlas es desinfectándolas a menudo, aunque duela, porque de esa forma llegará un pronto en que ya sólo serán una marquita.

Y de repente, me encontraba caminando por las calles de la supuesta capital del mundo pero rodeada de personas con carencias. Déficit de amor y de atención flota sobre montañas de dólares. El tercer mundo resultó no estar en África.
¿Cuánto serías capaz de sacrificar por tu felicidad? ¿Vale más la gloria que una sonrisa de verdad?

Vivimos con los ojos cerrados.

Supe que no era el mundo en el que quería vivir.

Necesitaba saber, y esta vez el saber no me da miedo.

Supe que lo tenía todo. Salvo a ti, mamá, pero todo esta bien.

Parece ser que la tormenta ya terminó y ahora estoy en calma y en la luz. Salí del infierno para aparecer en el Nirvana…algo tuve que hacer bien para estar tan bendecida.

Vosotras, mis cinco, que sois mi vida. Mi familia y amigos de siempre, y los que aparecieron nuevos. Amarillos que siempre aparecen en el momento preciso.

Tesoros.

Y luego estás tú, que vienes y me abrazas por detrás y me haces sentirte. Y te miro, y a veces creo que estoy en un sueño porque no sé cómo pudiste aparecer de un momento a otro y ahora llenarlo todo. Mi paz es mirarte y soy adicta a la paz.

Susceptible, a todo lo que mi cuerpo siente y a lo que pasa a mi alrededor.

Vuelvo a ser como esa niña de bachiller que vivía en Valencia, que faltaba a clase por quedarse leyendo, tocando la guitarra o pintando en casa.

Vuelvo a ser esa niña mujer con alas que vive entre sus sueños y los hace realidad.

Susceptible, por que sé que pronto…pronto. Vida.

Semillas

Estándar
Semillas

Y después de tanto tiempo, con los dedos entumecidos vuelvo a acariciar mi teclado, tras este turbulento pero cálido paso de año.
Estuve sintiéndome contrariada, por no haber tenido ni un solo minuto libre para hacer un parón y meditar sobre qué he aprendido de este año, qué quiero obtener en el siguiente…Yo qué sé, hacer la típica lista de “propositos para el 2016”.

 

Bloqueos, colapsos mentales y dudas existenciales, para variar, al no poder permitirme un momento de paz y conversación intrínseca de mí a mí.
Qué complicadita soy, de verdad.
Necesito el caos pero a la vez la calma. Soy fuego, pero busco fluir como el agua. Que fuego y agua hagan el amor, que se fusionen y consigan ese aura energético en que todo fluye sin esfuerzo pero con fuerza…

Me sancioné  a mí misma, sin embargo, por sentirme inestable a causa de ello, por sentir que perdía el equilibrio entre tanta actividad; al darme cuenta de que realmente estoy en ese punto armónico que siempre había buscado.

Esto es lo que buscaba, estar en este punto. Shukran.
Hoy, mi presente es tan intenso que no tengo tiempo para pensar ni en pasado ni futuro. Aplico de forma automática las lecciones pasadas en mi día a día, y persigo mis objetivos con ahínco de la misma forma sin pensar demasiado en el futuro.
Vivir el presente, porque el presente te absorbe, esa es la situación.
Y siento gratitud.
Porque mi presente se está apoderando de mí de tal forma que no concibo más allá de él. Y, ¿qué mejor manera de aprovechar el tiempo que absorbiendo cada gota de él?

Todo, en el más amplio y completo sentido de la palabra, se torna simple.

Hacer la maleta y deshacerla para volverla a hacer. Conocer. Aprender. Explorar. Crecer. Sentir. Vivir. Mejorar. No hay tiempo para actividades improductivas. Y mucho, mucho trabajo.
Hablo del camino hacia el éxito, pero un éxito pleno que comienza dentro de uno mismo cuando ve que está convirtiéndose en la persona que siempre quiso ser.
El éxito más que sudor exige una mente determinada, centrada y persistente en conseguir su cúspide. Seguridad. Aprender a ignorar las distracciones infructuosas con las que este mundo intenta distraernos para ser parte de esa masa homogénea a la que llamamos sociedad.
Fortaleza mental, abrir los ojos. Puentear lo usual y la mentalidad popular. Experiencias. Escucharse a uno mismo. Dejarse llevar. Pensar a lo grande. Empezar a correr pronto, porque el tiempo corre y quienes comienzan a correr antes, antes llegan a la meta. Los demás se quedan en el camino, con la vista perdida en cosas banales y cuando quieren echar a correr es demasiado tarde, sus piernas no soportan el esfuerzo. Tú posees la plenitud, porque eres consciente de ella.

Me siento despierta. Todo lo que quiero está frente a mí y lo toco. Paz interior, paz exterior, objetivos claros y compañeros de viaje con tu misma percepción de la realidad.

2

Por eso, ahora conspiro cómplice con el 2016; porque sé que este año va a marcar un antes y un después. Porque sé que cada una de las experiencias que se avecinan van a darme el barniz final que me impulsará al siguiente nivel, a una etapa más completa aún si cabe.

Y que el fin se acerca, pero estoy trotando tras él.

Música, amor puro, amistad leal, vuelos a destinos recónditos, mucha cultura y progreso continuo.

Las semillas están listas para brotar.

Maktub.

Film Africa 2015 ¦ Royal African Society

Estándar
Film Africa 2015 ¦ Royal African Society

My experience at the Opening Gala

The Picturehouse Central, situada en pleno centro de Londres y a pocos metros de Picadilly Circus, ha servido como perfecto escenario para la Opening Gala del festival anual de cine “Film Africa”.

1221346_Picturehouse Central 2

En compañía del público más selecto y multiétnico daba comienzo,el 30 de Octubre, uno de los eventos culturales más interesantes del año producido por la primera plataforma de cine africano en UK ‘Film África’.  http://www.filmafrica.org.uk/

Comenzábamos el suculento banquete con la presentación de la película “RUN”, del director y productor cinematográfico Philippe Lacôte.philippe-lacote

Tras el visionado de la película, Lacôte nos permitió adentrarnos un paso más allá en la temática, explicándonos de primera mano las motivaciones y significados ocultos tras el largometraje.

12063534_10206978969104902_2086078578420554133_n

El director nos contaba cómo su trabajo en los últimos años se ha focalizado notablemente en la violencia, en reflexionar y captar qué sentimientos y consecuencias provoca, las implicaciones políticas que posee; analizar si es posible escapar de la violencia cuando uno vive en un país impregnado de ella, como es el caso del protagonista, quien, como bien ilustra la trama, en un inicio trata de rechazarla pero más tarde, a causa de la situación de su entorno, se ve envuelto en ella sin más opción.

Recalcar la calidad y detallismo de los planos utilizados en la producción de la película. Personalmente, considero que fue un factor clave para hacerme sentir las emociones de los personajes.

Como dato curioso, contar que el personaje de Gladys, “la mangeuse” o “the professional eater” está inspirada en un personaje real procedente de Mali; un hombre que, efectivamente, era comedor profesional y bajo el nombre de Baba-yaga se dedicaba a entretener a la gente en sus espectáculos comiendo cantidades desorbitadas de comida.

Una vez finalizado el coloquio, la música y aperitivos africanos tomaron su papel como protagonistas. Entre brochetas de pollo a la brasa acompañadas con salsa de cacahuete y los mejores ritmos de azonto, los invitados iniciaron la honorable noche dando así la bienvenida a la “Film Africa 2015”.

12108827_10206978969744918_5916181148687726104_n

Oris Erhuero Couture -Actor in “The cursed ones”

12190054_10206978969264906_4079196371561213644_n

Isabel Moura Mendes – Festival Programmer

Oye mi grito

Estándar
Oye mi grito

¿Qué quiero de mi, Dios mío? Siempre buscando algo, siempre incompleta, siempre con ganas de más, necesitando ese no sé qué que ni yo sé…eterna inconformista. Si es que me agoto a mi misma, señor. Que cuanto más bebo más sed tengo. ¿Sabes a lo que me refiero?

He aprendido a ser más paciente de lo que antes era, que siempre he sido una impaciente empedernida que todo lo que quiere lo quiere ya y sino pierde el interés en ello, para qué negarlo. Pero ahora he aprendido que lo que se cuece poco a poco siempre sabe mejor. Más un punto.

He aprendido a dar más importancia al crecer que a mi ego, a amar aun cuando no me corresponden, a hacer las paces con todo lo que me hiere y con mi pasado.

He aprendido a no responsabilizar a los demás de mi felicidad o desdicha, a siempre dar sin esperar nada a cambio, a aceptar y mimar el caos de los demás, a comer con palillos chinos, a centrarme en las soluciones y no en el problema, a dejar las quejas y priorizar la gratitud.

He aprendido a dormir sola sintiéndome a gusto, a soñar bonito, a ver gente disfrazada sin asustarme y a dejarme ayudar y enseñar sin sentirme inútil por ello.

He aprendido a pensar antes de hablar, a tener autocontrol, a no romper el silencio cuando éste es mejor que lo que voy a decir, a cuidar el corazón de los que quiero, a ser reservada pero sin ser fría. A ser yo misma.

Vuelvo a ser fuerte, pero sin perder la sensibilidad…que era mi mayor miedo. Mi carácter se ha templado, estoy tranquila, en paz…y más cuerda de lo que pensé que podría llegar a estar.
Mi carácter volcánico sigue intacto, sin embargo, pero ya sé canalizarlo de forma productiva y sacarlo cuando merece.

Más diez puntos.

Y en este punto de mi vida en que todo está en orden, coge y vuelve a atormentarme de nuevo el maldito monstruo de la impaciencia y el ansia de cambio que ya comenté que vivía dentro de mi. Qué duro ha sido darme cuenta de que estas cuatro paredes que me han visto crecer ya se me quedan pequeñas, que mi lugar está por ahí, fuera, quién sabe dónde, pero ya no aquí…por el momento.

Y mientras me encontraba planeando mi próximo movimiento, sumida en mil y un planes que no terminaban de encajar…me cegó la luz.

Es el momento.

El puzzle está completo.

Maktub. 2016

Y me hice una mujer fuerte

Estándar

Si eres una mujer fuerte, protégete de las alimañas que querrán almorzar tu corazón. Ellas usan todos los disfraces de los carnavales de la tierra: se visten como culpas, como oportunidades, como precios que hay que pagar…
Te hurgan el alma; meten el barreno de sus miradas o sus llantos hasta lo más profundo del magma de tu esencia, no para alumbrarse con tu fuego sino para apagar la pasión, la erudición de tus fantasías.
Si eres una mujer fuerte, tienes que saber que el aire que te nutre acarrea también parásitos, moscardones, menudos insectos que buscarán alojarse en tu sangre y nutrirse de cuanto es sólido y grande en ti.
No pierdas la compasión, pero témele a cuanto conduzca a negarte la palabra, a esconder quién eres, lo que te obligue a ablandarte y te prometa un reino terrestre a cambio de la sonrisa complaciente.

Si eres una mujer fuerte, prepárate para la batalla: aprende a estar sola, a dormir en la más absoluta oscuridad, sin miedo a que nadie te tire sogas cuando ruja la tormenta, a nadar contra corriente.
Entrénate en los oficios de la reflexión y el intelecto. Lee, hazte el amor a ti misma; construye tu castillo, rodéalo de fosos profundos pero hazle anchas puertas y ventanas.
Es menester que cultives enormes amistades, que quienes te rodean y quieran sepan lo que eres, que te hagas un círculo de hogueras y enciendas en el centro de tu habitación una estufa siempre ardiente donde se mantenga el hervor de tus sueños.

Si eres una mujer fuerte, protégete con palabras y árboles e invoca la memoria de mujeres antiguas. Haz de saber que eres un campo magnético hacia el que viajarán aullando los clavos herrumbados y el óxido mortal de todos los naufragios. Ampara, pero ampárate primero. Guarda las distancias. Constrúyete. Cuídate. Atesora tu poder. Defiéndelo.

Hazlo por ti.
Te lo pido en nombre de todas nosotras.

Gioconda Belli – http://www.giocondabelli.org/about/

gioconda1