Archivo de la etiqueta: libertad

Tras las luces

Estándar

Tu mente se mueve rápido, tan rápido que te anula y decides ceder y dejar que todos esos pensamientos consuman tu mente y te eleven hasta ese estado de inconsciencia consciente en que te conviertes en esclavo de ti mismo, de tu yo real y oscuro que ni tú conoces aún.

Y de pronto quieres correr y escapar y desligarte de todo lo que un día formó parte de ti.

Correr.

Volver al origen.

Quizás esté loca si eso significa no querer lo usual y aborrecer la rutina. Quizás sí necesite lo intenso constantemente para sentirme viva.

Entonces mi voz se rasga y sale.

Te asusta ver cómo serías capaz de irte y no llevarte nada contigo. Ni maletas, ni ropa, ni joyas, ni recuerdos…me iría con lo puesto, mi cartera y un lipstick.

Según papá, hiperactiva inconformista. Según tía Ana, alma de artista. Según yo, lo que mis poros piden.

Tortugas

Estándar
Tortugas

La resurrección no se da sólo en los muertos. Resucitas cuando vuelves a conectar contigo mismo y descubres qué es lo que quieres.
No es fácil, sin embargo, pues para ello debes liberarte de tus miedos y prejuicios, de tu círculo de confort y de las excusas que tu mente te expondrá como argumentos.

El miedo paraliza.

Me volví como esas flores sensitivas, que se abren cuando se sienten seguras e intuyen calma, pero que se cierran de golpe cuando alguien intenta tocarla.

Maté mi miedo.

Aprendí que la vida no me debe nada. Pero yo sí me debo algo a mí misma.

Hay quienes viven enfadados con el mundo porque su mente ha creado el miedo de que el universo les debe algo, que les debe abrir la mano sin justificación. Quejas y exigencias.
Cuando comprendes que tú estás aquí con una misión y que solo tú podrás cumplirla, te pones manos a la obra.

En estos últimos meses he llamado “casa” a tantos lugares diferentes…me di cuenta de que mi casa vive en mi, mi casa es mi mochila y mis pies, y hacia adónde y con quién éstos me llevan.

Somos tortugas que nos creemos protegidas cuando poseemos un lecho donde habitar sin saber que en nuestra propia espalda es donde está nuestro hogar. Y eso nos hace libres. Somos libres y no lo sabemos. No somos libres a causa del miedo.

Yo, quise ser libre y escogí serlo.

Intento saber y no sé nada. Pero sé que sabré más que el que no se lanzó y lo intentó.

Caída libre.