Archivo de la etiqueta: Mujer

Ciclos

Estándar
Ciclos

Contínuas oleadas de transformación.
Mis sueños marcan el ritmo de mi vida, a veces el corazón juega malas pasadas.
Ya no quedan poetas ni musas.
Amaneceres sin sentido y horizontes difusos.
Tus ángeles son aquellos a los que tomas la mano cuando no te sientes bien, y aquellos que te dan su voz cuando solo hay silencio.
Tus ángeles, contra todo pronóstico, son inesperados. Y al final del túnel estás tú.

Aprendiendo a escucharme a mí misma y a observar mis emociones, fui consciente de que cuando no estoy contenta es porque la situación que se está dando no está en consonancia ni con mi destino ni conmigo.
Tu camino debe fluir y construirse a tu paso, sin sentir resistencia. La resistencia es la alarma de que no es por ahí. No te desvíes.

Intuición. Sigue tu intuición. Y si necesitas salir corriendo, hazlo.

Encontrándose en ese momento en que sabes que una etapa termina y comienzas un nuevo ciclo, solo anhelas respirar. No necesitas sentirte feliz ni triste.

Tan solo escucha, escúchate.

Y vuela.

Carta a mi mejor amiga

Estándar

Tu voz al otro lado del teléfono, tu llanto y mi rabia. Maldita distancia. No puedo soportar que te hagan daño, ni oírte llorar…saca al exterior mi lado más psicópata.

Que no hay hombre que me dé más asco que el que rompe el corazón de una mujer y encima se siente orgulloso de ello, que siente que está en su derecho de hacerlo.

Es difícil darse cuenta que el que creías que era el amor de tu vida fue, más bien, el desamor de tu vida, tu mayor decepción.

Porque hay amores que son como tumores, es necesario extirparlos para seguir sano.

Nada de esto es culpa tuya. Tu único error fue enamorarte del hombre, quiero decir, niño, equivocado. Esperar ciegamente que él te correspondería, que sería tu luz en rachas oscuras y que se quedaría luchando a tu lado pasara lo que pasara. Resultó que no valoraba lo suficiente lo que teníais como para hacerlo mi niña, y te hace un favor quitándose la careta en tu cara y enseñándote lo que realmente es: alguien que quería disfrutar de la parte divertida y amena de una relación pero que ante los problemas o diferencias se ha lavado las manos y ha salido por la puerta de atrás porque no le interesaba.

Va a pasar el tiempo y te vas a dar cuenta de que ya no estás enamorada de él, sino de su recuerdo, algo que no existe, no es real…y por tanto, no dolerá más.

Y va a llegar el día en que sonrías a causa de alguien que lo merezca, que te tenga con la sonrisa tonta todo el día, que te dé todo sin necesidad de pedirlo, que luchará por ti y por lo que tenéis. Alguien que te hará no tener dudas jamás de que te quiere…y entonces, en ese momento, cuando mencionen su nombre, tu cara se tornará en una mueca de fastidio e indiferencia..porque ya no significará nada para ti. Porque te habrás dado cuenta de porqué el destino le sacó de tu vida.

Que como dicen, si pudiste querer tanto al equivocado, imagínate cuánto podrás querer al adecuado.

La mejor opción siempre es fluir con la vida, no forzar nada, aceptar en armonía las cosas tal y como vengan…no quieras tener a nadie en tu vida que no quiere formar parte de la tuya.

Déjale ir, cariño, que mientras él vive…tú creces.

Ahora, es momento de limpiarse las lagrimas y comenzar esta nueva etapa con fuerza.
5064c30427189bbfe6ab5582e7e206d4Estaré contigo durante todo el camino, lo sabes…
desde 2004 hasta que una de las dos caiga.

Y me hice una mujer fuerte

Estándar

Si eres una mujer fuerte, protégete de las alimañas que querrán almorzar tu corazón. Ellas usan todos los disfraces de los carnavales de la tierra: se visten como culpas, como oportunidades, como precios que hay que pagar…
Te hurgan el alma; meten el barreno de sus miradas o sus llantos hasta lo más profundo del magma de tu esencia, no para alumbrarse con tu fuego sino para apagar la pasión, la erudición de tus fantasías.
Si eres una mujer fuerte, tienes que saber que el aire que te nutre acarrea también parásitos, moscardones, menudos insectos que buscarán alojarse en tu sangre y nutrirse de cuanto es sólido y grande en ti.
No pierdas la compasión, pero témele a cuanto conduzca a negarte la palabra, a esconder quién eres, lo que te obligue a ablandarte y te prometa un reino terrestre a cambio de la sonrisa complaciente.

Si eres una mujer fuerte, prepárate para la batalla: aprende a estar sola, a dormir en la más absoluta oscuridad, sin miedo a que nadie te tire sogas cuando ruja la tormenta, a nadar contra corriente.
Entrénate en los oficios de la reflexión y el intelecto. Lee, hazte el amor a ti misma; construye tu castillo, rodéalo de fosos profundos pero hazle anchas puertas y ventanas.
Es menester que cultives enormes amistades, que quienes te rodean y quieran sepan lo que eres, que te hagas un círculo de hogueras y enciendas en el centro de tu habitación una estufa siempre ardiente donde se mantenga el hervor de tus sueños.

Si eres una mujer fuerte, protégete con palabras y árboles e invoca la memoria de mujeres antiguas. Haz de saber que eres un campo magnético hacia el que viajarán aullando los clavos herrumbados y el óxido mortal de todos los naufragios. Ampara, pero ampárate primero. Guarda las distancias. Constrúyete. Cuídate. Atesora tu poder. Defiéndelo.

Hazlo por ti.
Te lo pido en nombre de todas nosotras.

Gioconda Belli – http://www.giocondabelli.org/about/

gioconda1